Dos meses

Sé que parece mentira, pero hoy hace ya dos meses que Pedro Sánchez salió a la palestra para explicar las medidas en que se sumergería España durante un tiempo desconocido. Dos meses de aislamiento y de incertidumbre que nos llevó a todos a recluirnos entre cuatro paredes, sin poder salir la calle nada más que para lo imprescindible, a saber, comprar, tirar la basura y algunas otras excepciones contadas con los dedos de una mano. Han pasado dos meses y parece que llevemos toda una vida encerrados en casa. Nuestra sociedad ha cambiado, para bien o para mal, en estos sesenta días de encierro obligado, pero no hay mal que por bien no venga. Digo esto porque el tiempo que he pasado encerrado, escribiendo, leyendo, aprendiendo, ha hecho que valore cosas de mi alrededor a las que antes no le daba importancia. Pongamos que hablo de un simple paseo, del poder bajar a la calle y estar una hora, dos, al aire libre, caminando, paseando; antes era algo que daba por supuesto, que podía hacer cuando quisiera; con el confinamiento, el salir a comprar aun con el coche, era un pequeño lujo.

Desde que mi ciudad ha entrado en la fase 1, aprovecho todas las mañanas para salir alrededor de dos horas. Eso me da la vida. Eso me sirve para estar todo el día activo, para tener una sonrisa en al cara. Eso es, amigos, uno de esos pequeños placeres de la vida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cigarrillos después del sexo

La lluvia desde la ventana

Una realidad paralela