La época dorada de los ofendiditos

 


Una de las cosas que más me gusta hacer es escuchar la radio. Es uno de mis vicios: soy muy, muy radiofónico, y no me conformo con una emisora: todas las mañanas hago un zapping bastante grande; para que me entendáis, puedo escuchar en la misma mañana a Carlos Herrera y Ángels Barceló. Hoy, cuando he salido del trabajo, venía escuchando, como casi siempre en el tramo de 15:00 a 16:00 el programa que presenta Julia Varela en Radio Nacional de España, Tarde lo que tarde. La verdad es que es un programa muy ameno y entretenido, al menos la primera hora, que es la que yo puedo escuchar, y pienso que bien ha hecho sustituyendo a apuestas anteriores que se emitían en este tramo, como los programas de nombres varios del Ciudadano García y Los clásicos, que se emitió en la temporada 2012-2013, cuando el PP arrambló con todas las cosas buenas que se habían hecho en la radio pública hasta la fecha.

Pero a lo que voy, que me enrollo como las persianas: hoy en la sección de los oyentes («Enhorabuena por el programa») estaban preguntando por si deben despenalizarse las injurias a la corona. Me ha llamado la atención lo que ha dicho un oyente: que da igual que prohíban o dejen de prohibir, porque siempre va a haber alguien que se va a ofender por alguna cosa. Y creo que tiene razón. Ya hablaba Pérez-Reverte en su columna del XL Semanal hace unos meses sobre este tema, que tiene mucha chicha y también mucha guasa, porque hemos llegado a un punto en el que no puedes ni hacer un chiste porque alguien se va a molestar. Completamente absurdo. Algo que choca, en mi opinión con la libertad de opinión, una libertad a la que alude Podemos para pedir que injuriar a las instituciones del Estado no sea delito. Ahora bien, me pregunto por qué hacer un chiste sobre negros o sobre mujeres les lleva a acusarte de xenófobo, racista, machista y misógino, pero cagarte en los muertos de alguien está bien visto. Claro, que supongo que dependerá de quién se trate.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cigarrillos después del sexo

La lluvia desde la ventana

Una realidad paralela